José Watanabe y la palabra del huso