Y la tradición continúa: la alfarería de la época Inka en el Valle de Ayacucho, Perú